Girl Talk: ‘All Day’


Girl Talk: All Day / Publicado por Illegal Art en noviembre de 2010 bajo licencia CC by-nc.

Girl Talk es el sobrenombre del DJ estadounidense Gregg Gillis. All Day es su quinto disco y, como los cuatro anteriores, un enorme collage compuesto únicamente de samplers que se suceden y superponen. Pero esta vez el pastiche suena más compacto y contundente, como si fuera creíble que la línea de bajo del Waiting for the Sun de los Doors se escribió para darle más ritmo al Blitzkrieg Bop de los Ramones o que Lil’ Kim ha grabado rimas sobre bases de los Jackson 5.

Gillis es un activista del sampling y lo reivindica como la forma creativa propia de nuestro tiempo. De hecho fue productor de Good Copy Bad Copy y protagonista de RIP: A Remix Manifesto, los dos documentales claves para entender el género y las incertidumbres estéticas y legales que plantea. Lo suyo no es ninguna novedad: hace ya diez años desde que The Avalanches sacaron su precioso Since I Left You, una maravilla de orfebrería a base de una cuidada selección de 3.500 samplers que podríamos considerar la joya definitiva del collageo. A su lado, los 373 de All Day saben a poco. Pero como Gillis no concede ni un resquicio a la elegancia sí que es el rey indiscutible del sampling pachanguero. Por encima de 2 Many DJs porque afina mucho más: donde éstos pegan dos canciones, Girl Talk es capaz de fusionar seis o siete capas y hacerlas estallar.

Estamos ante un disco facilón y populista al que le gusta gustar. Sin descanso, escupe sonidos reconocibles de U2, Black Sabbath, Jaz-Z, 2Pac, Supergrass, Black Eyed Peas, Nirvana, Lady Gaga, 50 Cents, Beastie Boys, De La Soul, Deftones, Kylie Minogue… siempre el más obvio, desde With or Without You hasta Can’t Get You Out of My Head. Ni una concesión erudita. La idea es muy simple: si un hit hace que la pista de baile vibre, soltar 20 hits en un minuto debe hacerla vibrar por 20. En su batiburrillo domina el rock alternativo noventero, los himnos nerds – está hasta Creep de Radiohead – y sobre todo un montón de rap mainstream y R&B que seguro que su audiencia yankee sabe apreciar (puedes ver la lista desglosada o en tiempo real). Se adivina la nostalgia de cuando la MTV satisfacía todas las necesidades musicales de cualquier adolescente, el consumismo pop de antes de que el iPod fragmentara el mercado, pero en formato hiperconcentrado. Capitalismo puro: lo quiero todo, rápido y fácil. Como ir a un drive-in y pedirte el supermenú con patatas gigantes y extra de bacon. Pero disfrutando y bailando a saco.

All Day es un disco muy ameno para ponértelo un rato en casa, pero sus 71 minutos de excesos lo hacen demasiado largo para una escucha solitaria; es carne de club. Lo suyo sería pillarlo un fin de semana de estos en uno de esos locales llenos de multitud alocada que flipa con Gillis y su portátil, siempre forrado de plástico para que no le salpiquen el sudor y la cerveza. Aunque dicen que no le gusta repetirse y realmente lanza los samplers en directo, así que las permutaciones son virtualmente infinitas… la ocasión puede ser el próximo Primavera Sound, un festival muy en esta línea de tremendismo, hamburguesas y baños de sudor y cerveza (marca San Miguel, claro).

  1. genial el link a mashupbreakdown, lo desconocí. muy interesante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s